Los Think Tanks Chilenos y el Futuro de la Libertad

0

EnglishLos empresarios chilenos han demostrado talento. Cuando se desataron¬≠¬≠¬≠¬≠¬≠¬≠ del modelo de sustituci√≥n de importaciones y del socialismo de los a√Īos 1960 y principios de 1970, ayudaron a crear riqueza a un ritmo impresionante. ¬†Cristi√°n Larroulet, secretario general de la Presidencia y ex l√≠der del think tank Libertad y Desarrollo, resume los logros: ‚ÄúMientras entre 1944 y 1960, por ejemplo, el ingreso per c√°pita creci√≥ a un promedio anual del 1,8%, entre 1984 y 1997 lo hizo a uno del 5,4%. En 1980, ten√≠amos el s√©ptimo mayor ingreso per c√°pita de Latinoam√©rica. . .Hoy, seg√ļn las proyecciones m√°s recientes, tenemos el m√°s alto de la regi√≥n.‚Ä̬† La tasa de pobreza se ha reducido del 38,6% en 1990 al 14,4% en 2011.

A pesar de todos los resultados positivos, el actual gobierno de Chile ha ido perdiendo popularidad desde principios de 2011, en ‚Äč‚Äčparte debido a las marchas estudiantiles y su perturbaci√≥n del orden, las protestas ambientales y un colapso empresarial al estilo ‚ÄúEnron‚ÄĚ. ¬†¬†El modelo de libre mercado chileno, que recibe elogios desde el extranjero, est√° asediado en su casa. Libros como “El otro modelo”, que promueven un gobierno m√°s activista y redistributivo, parecen enmarcar muchos de los debates.

Una se√Īal positiva es la reacci√≥n a los desaf√≠os de la libertad por parte de miembros de la sociedad chilena. Se est√°n creando nuevos institutos y los centros actuales se est√°n reposicionando. Un grupo selecto de empresarios, similares a los que ayudaron a crear los mejores centros de pensamiento en Am√©rica Latina, est√°n fundando y financiando estos nuevos esfuerzos.

Harald Beyer, el talentoso economista cuyo servicio reciente como ministro de la educaci√≥n termin√≥ mal, vuelve al Centro de Estudios P√ļblicos (CEP). ¬†CEP tiene un presidente del consejo poderoso y comprometido, Eliodoro Matte. El centro tratar√° de cultivar una nueva generaci√≥n de investigadores de talento. Arturo Fontaine, que durante m√°s de tres d√©cadas de servicio llev√≥ CEP a la fama, ya no est√° vinculado a la organizaci√≥n y seguir√° haciendo esfuerzos para llegar a nuevas audiencias. Fontaine tiene el apoyo de una excelente red de aliados internacionales y debido a sus novelas exitosas, un grupo de seguidores at√≠picos para el mundo liberal.

Libertad y Desarrollo, que nutri√≥ a la actual administraci√≥n de Sebasti√°n Pi√Īera con m√°s de 20 miembros, tuvo √©xito en la reconstrucci√≥n de su equipo. Mantuvo su independencia y logr√≥ continuidad. Su actual l√≠der, Luis Larra√≠n Arroyo, con experiencia en el gobierno, empresas y think-tanks, probablemente tratar√° de sacar ventaja de su estabilidad institucional.

El Instituto Libertad tambi√©n es af√≠n a las ideas de libre mercado. Est√° alineado con Renovaci√≥n Nacional, el mismo partido pol√≠tico del presidente actual, y cultiva una buena relaci√≥n con otros think tanks. Han organizado actividades conjuntas con la Fundaci√≥n Jaime Guzm√°n (FJG) y con Libertad y Desarrollo. FJG se enfoca en atraer y preparar servidores p√ļblicos. M√°s de 400 j√≥venes l√≠deres que han pasado por sus programas han servido en algunos de los municipios m√°s distantes de Santiago. Estos tres grupos favorecen los valores tradicionales en cuestiones de familia, cultura y derecho a la vida. Aprecian la econom√≠a de mercado, pero est√°n abiertas a la intervenci√≥n moderada del gobierno, sobre todo a la destinada a mejorar las reglas del juego.

Fundaci√≥n para el Progreso, el m√°s din√°mico de los nuevos grupos, se est√° posicionando como una combinaci√≥n de un Cato/IEA, (Instituto de Asuntos Econ√≥micos) U.K., (70% de su trabajo), Atlas Economic Research Foundation (20%) y Hoover/Rand (10 %). El trabajo al estilo Cato/IEA se centra en la producci√≥n de investigaci√≥n de pol√≠ticas p√ļblicas escritas con un estilo suficientemente riguroso como para ser utilizado en las universidades, pero escrito en un lenguaje accesible al p√ļblico educado. ¬†La labor tipo Atlas incluir√° la creaci√≥n de redes, el descubrimiento de nuevo talento y el apoyo a los esfuerzos de otros grupos. ¬†El trabajo tipo Hoover Institution y Rand Corporation apoyar√° acad√©micos para que puedan dedicar m√°s de su tiempo a producir nuevas investigaciones y a desarrollar nuevos mecanismos para divulgar estos estudios a p√ļblicos m√°s numerosos. ¬†Nicol√°s Ib√°√Īez, uno de los empresarios m√°s exitosos de Am√©rica Latina, est√° ayudando a crear varias ONGs. La Fundaci√≥n para el Progreso es una de ellas.¬† El apoyo material de Ib√°√Īez es importante, as√≠ como los otros socios que est√° atrayendo, pero quiz√°s lo m√°s estrat√©gico, es que les est√° ayudando a estos grupos a construir estructuras de gesti√≥n s√≥lidas.

El mercado de think tanks tambi√©n incluye grupos que van m√°s all√° de la econom√≠a. Fundaci√≥n Paz Ciudadana trabaja para una sociedad civil unida y segura. Una nueva generaci√≥n de think tanks, integrada en su mayor√≠a por j√≥venes, est√°n haciendo hincapi√© en la libertad personal, la dignidad humana y la igualdad de oportunidades. Instituto Respublica est√° haciendo esfuerzos para fortalecer los ¬†fundamentos √©ticos y sociales de las instituciones. IdeaPais tiene objetivos similares, pero varios de sus miembros son esc√©pticos de puro laissez-faire y promover una “econom√≠a m√°s humana.” Este pensamiento est√° en consonancia con el planteamiento de Wilhelm R√∂pke y las ideas de los fil√≥sofos econ√≥micos actuales, como Amartya Sen. El Instituto de Estudios de la Sociedad llena otro nicho, aventur√°ndose en antropolog√≠a social y cultural.

Horizontal re√ļne a un equipo con diversos antecedentes y experiencia, enfoc√°ndose en la intersecci√≥n de temas como derechos humanos y desarrollo. Por √ļltimo, el grupo CientoOchenta trata de aumentar el atractivo de los principios de una sociedad libre dentro de la juventud universitaria. Promueve un mensaje de apertura y tolerancia.

En el campo de las ideas no se puede descuidar la educaci√≥n superior. Muchas universidades chilenas destacadas tienen profesores con un profundo conocimiento de la sociedad libre. La mayor√≠a, sin embargo, se concentran en los departamentos de econom√≠a. La Universidad Cat√≥lica, la Universidad Adolfo Ib√°√Īez, la Universidad de Los Andes, la Universidad del Desarrollo, la Universidad Finis Terrae, y otras, tienen profesores que simpatizan con la libre empresa y una sociedad libre. M√°s all√° de la econom√≠a, sin embargo, los otros departamentos y facultades tienden a estar dominados por profesores afines del intervencionismo y de socialismos de hoy y anta√Īo.

Un buen ejemplo es Fernando Atria, principal defensor de una reforma constitucional ‚Äúpor las buenas o malas‚ÄĚ que le dar√≠a m√°s poder al ejecutivo. Es co-autor de “El otro modelo” y profesor de la Universidad Adolfo Ib√°√Īez. Esta universidad, fue fundada por empresarios conservadores. Este esp√≠ritu abierto cultivado por conservadores amantes de la sociedad libre y el debate abierto, es rara vez es reciprocado.

Durante una reciente reuni√≥n en Chile, el Argentino Gerardo Bongiovanni, un talentoso l√≠der de think tanks y fundaciones pregunt√≥: “Hubo un momento en que Argentina, al igual que Chile hoy, parec√≠a tener todo para consolidarse como un gran pa√≠s. Pero el cambio hacia el populismo y la demagogia de Juan Domingo Per√≥n inici√≥ un per√≠odo de declive que dura hasta hoy. ¬ŅPuede suceder esto en Chile?”

Con una amplia ventaja en las encuestas, Michelle Bachelet est√° a punto de regresar a la presidencia. Muchos que la rodean son moderados. ¬†Los elementos socialistas en su coalici√≥n, sin embargo, est√°n m√°s fuertes que nunca. Camila Vallejo, quien dice que Fidel Castro es su modelo a seguir, es probable que obtenga un esca√Īo en el Congreso. ¬ŅImpedir√°n l√≠deres como ella ¬†que Bachelet gobierne desde el centro? Aunque la narrativa actual ha cambiado, todos los esfuerzos de los think tanks mencionados anteriormente dan esperanza de que Chile no va a seguir el camino de su vecino del este y de que no va a desperdiciar los logros de las √ļltimas d√©cadas. ¬†Ser√° responsabilidad de ellos trabajar para que la recomposici√≥n de la centro-derecha no se torne en un despedazamiento.

Artículo originalmente publicado en Forbes.