La economía le sonríe a Trump a pocos días de las elecciones

El PIB real en EEUU aumentó 33,1 % a una tasa anual en el tercer trimestre, el mayor crecimiento económico histórico

0
COMPARTIDOS
0
VISTAS
El presidente Donald Trump logró recuperar el crecimiento del PIB gracias a la reapertura de la economía. (EFE)

Falta menos de una semana para las elecciones presidenciales y la economía de Estados Unidos le sonríe al presidente Donald Trump.

El Producto Interno Bruto (PIB) rompió un récord histórico. El crecimiento anual fue del 33,1 % en el tercer trimestre.

Informa la Casa Blanca que es el mayor crecimiento en un solo trimestre en la historia de la nación.

Con relación al trimestre anterior, la economía creció 7,4 % en el tercer trimestre del año, según anunció el jueves 29 de octubre el Departamento de Comercio.

Luego de una caída por causa del coronavirus, este es el primer repunte trimestral desde el inicio de la cuarentena del COVID-19.

Esto fue gracias a la apertura de la actividad económica, después de semanas de cierre por causa de la pandemia, explica el Departamento de Comercio.

Este resultado es favorable no solo para la economía del país sino para la campaña a la reelección del presidente Donald Trump.

Noticias Relacionadas

Vale recordar que en el segundo debate presidencial, su rival, el demócrata Joe Biden, se mostró partidario de los cierres como medida de prevención. Mientras tanto, Trump apuntó al hecho de que se debe aprender a convivir con el virus y no permitir el impacto económico que golpea a los hogares de la nación.

Entre abril y junio, la economía sufrió un desplome de 9 %. Sin embargo, con la reapertura económica se retomó la creación de empleos.

Previo a la pandemia, EE.UU. había llegado a un punto histórico en cuanto al desempleo. Solo 3,5 % de la población activa no conseguía trabajo.

Los más beneficiados fueron precisamente las minorías étnicas, sobre todo la población negra. También la comunidad hispana, que siendo el 18 % de la población, logró ser el 25 % de los emprendedores.

Después del segundo debate presidencial, el respaldo a Trump aumentó en la población negra de la mano del apoyo de íconos de la industria musical. El plan de impuestos del candidato demócrata Biden apunta precisamente a los más ricos. Y esto afecta no solo a las estrellas musicales, sino a las aspiraciones del ciudadano promedio.

El sueño americano sigue siendo un anhelo de la mayoría de los ciudadanos. De modo que el discurso de izquierda, de la lucha de clases, donde se expropia a unos para dar a otros, no cobra tracción en todos los sectores, dado que no ven al rico como un antagonista, sino como un posible futuro.

Y a eso apunta Trump en su campaña: resalta la excepcionalidad de los EE.UU., donde todos pueden cumplir sus sueños. Lo opuesto a sus opositores, que buscan exacerbar las diferencias entre hombres y mujeres, blancos y negros, migrantes y residentes, para así alimentarse del conflicto.

Este 3 de noviembre los ciudadanos de EE.UU. definirán cuál discurso llegó más, el del rescate del sueño americano o el de la fragmentación social.

Mamela Fiallo Flor

Mamela Fiallo Flor

Mamela Fiallo Flor es profesora universitaria, traductora, columnista y firme amante de la libertad.

Publicaciones Relacionadas

Siguiente Artículo

Discusión sobre post

Newsletter

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia